Robots de Maipú clasifican a torneo mundial en Japón

0
302
El equipo ganador junto al presidente de Robo One Japón

El sábado 21 de diciembre de 2019 quedará en la historia de la robótica chilena como el día en que se realizó por primera vez en Latinoamérica, y también fuera de Asia, la Robo One, una competencia de Robots Bípedos que busca desarrollar talento en el ámbito de la robótica a nivel internacional.

En esta oportunidad se congregaron 13 equipos, en su mayoría estudiantes de educación superior, que durante la última mitad del año lucharon por entender manuales en japonés, inglés y español para primero poder armar sus robots importados directamente desde el país asiático, y luego para poder configurar movimientos de equilibrio y combate que les permitieran participar de la entretenida competencia.

Detrás de cada robot hay un equipo de varias personas a cargo de su configuración

Una de las dificultades que presentaron los robots durante su entrenamiento previo a la competencia, fue la mantención y cuidado de las baterías. Se trata de elementos importados desde Japón junto al robot, difíciles de reemplazar ya que son certificadas para la competencia y que deben respetar tiempos y cantidades de carga que en caso de no ser observados con cuidado, pueden terminar con las baterías infladas e inutilizables.

En esta línea, algunos equipos vieron con desilusión inicialmente cómo sus baterías de la nada se inflaban y quedaban sin posibilidades de uso. Situación que causó incluso que uno de los robots adquiridos por el Duoc UC de Sede Maipú, no pudiera llegar a la competencia.

Afortunadamente, la institución había invertido en más de un robot para estos casos, lo que permitió llegar con tres de las trece unidades a las finales que se llevaron a cabo en la Sede San Carlos de Apoquindo.

El estallido social

Para nadie es un misterio que la comuna de Maipú, y particularmente la zona cercana a la Plaza de Maipú, fue uno de los epicentros de las manifestaciones y del vandalismo desde el 18 de octubre de 2019. Algunas causas, justas o injustas, hicieron peligroso transitar por el centro de la comuna e incluso obligaron a los estudiantes a abandonar el trabajo de configuración de los robots o tener que llevárselos para sus casas para seguir trabajando en ellos de la forma que fuese posible. En el caso de la Sede Puente Alto de Duoc UC, que contaba con dos equipos en competencia, el problema fue mayor cuando la sede fue “tomada” por un grupo de manifestantes, impidiendo durante al menos una jornada el poder acceder a las instalaciones a avanzar en el desafío. Para que hablar del equipo de Inacap Puente Alto, que también sufrió la toma de sus instalaciones. Finalmente en el caso del equipo de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, también sufrieron en al menos dos oportunidades la suspensión de actividades de capacitación con los ingenieros de Robo Tecno, ya que las condiciones de seguridad y protestas en la ciudad impidieron el viaje desde Santiago a la quinta región y no se pudieron concretar viajes a la costa para poder conversar en persona sobre las características de los robots.

La gran final se trasladó a la sede San Carlos de Apoquindo

La incertidumbre sobre la realización de la competencia se apoderó de la organización, y el tiempo avanzaba, ya que la final mundial se llevaría a cabo en el mes de febrero en Kobe, Japón. Por lo anterior, se decidió trasladar la final desde la Sede Puente Alto, hacia la Sede San Carlos de Apoquindo, lo que fue todo un acierto considerando que en dichas instalaciones existe un equipo altamente comprometido de docentes y estudiantes de la Escuela de Comunicación que complementaron de gran manera a los estudiantes de la Escuela de Informática y Telecomunicaciones que participaban de la organización junto a la empresa Rota tecno. Esto permitió llevar a cabo una final en el contexto de un programa de televisión transmitido en vivo por la señal de Inteligencia Artifical de Canal 13. https://ia13.cl

El golpe de la victoria